Ximena Reyes: “Acá encontré mi lugar en el mundo”

Nació en Valdivia, pero ha vivido en por lo menos ocho ciudades diferentes producto del trabajo de su papá. Dedicada desde siempre a la piscicultura, su vida dio un giro en 2015 luego de la erupción del volcán Calbuco, cuando tuvo que dejar todo y buscar un nuevo comienzo junto a su familia. Ahora, como Asistente de Centro, dice que pretende quedarse en Lago Sofía “forever”.

Ximena Reyes (Valdivia, 50 años, dos hijos) dice que llegó a Lago Sofía por esas casualidades de la vida. “Había una niña haciendo la práctica acá y me avisó que estaban buscando”. Unos meses antes, Ximena tuvo que evacuar la zona de Correntoso producto de la erupción del volcán Calbuco, lo que la trajo hasta la ciudad de Puerto Montt. “La piscicultura donde yo trabajaba quedaba a los pies del volcán y se perdió todo”, dice. Una vez en Puerto Montt, entró a trabajar en Cruz del Sur, donde vendió pasajes y después asumió como jefa de tránsito. Estuvo allí seis meses, hasta que le llegó el dato de Lago Sofía. “Fueron esas cosas de la vida. La niña que hacía la práctica hizo llegar mi currículum y luego me entrevistaron. Claudia Soto estaba en terreno, por lo que la entrevista me la hizo Carlos Hidalgo, me acuerdo perfecto”, recuerda. En noviembre próximo se cumplen cinco años desde que Ximena Reyes está en Lago Sofía.
¿Qué fue lo que más le llamó la atención una vez que llegó?
Lo primero fue la hospitalidad. Yo estaba acostumbrada a otro sistema de trabajo y acá me hicieron sentir como en casa desde el primer día. La calidad humana, el personal, desde el dueño hacia abajo. Yo les digo a los chiquillos que cuiden su trabajo, porque en otro lugar no van a encontrar las facilidades que tienen acá. El ambiente es muy bueno.
A pesar de no tener los estudios técnicos, Ximena ha dedicado toda su vida al trabajo de la piscicultura. Dice que ha aprendido con los años de práctica y de paso agradece a Lago Sofía por abrirle las puertas. También agradece el apoyo que tuvo en un momento importante de su vida. Hace dos años, su hermano menor falleció y dos años antes, su madre también había fallecido. “La empresa se hizo notar y les estaré siempre agradecida”, dice.
Ximena ha visto todo el progreso de la empresa en estos casi cinco años. Comenzó como Operaria y hoy es Asistente de Centro. “La infraestructura ha cambiado muchísimo, lo mismo el tema sanitario que ahora tiene una importancia muy grande para el funcionamiento de la empresa”, dice. Le gusta el trabajo en terreno, donde pueda estar cerca de los peces. “Estar con los pececitos me relaja. Yo con ellos soy feliz. En la empresa me conocen, saben de mi carácter. Saben que soy buena para la talla, pero saben también que me gustan las cosas bien hechas. Con los peces estoy en el ambiente que realmente me gusta”, reconoce.
¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?
Todo, soy materia dispuesta. Me gusta compartir con mis hijos, me gusta juntarme con mis amistades. Los veranos me gustan porque me gusta viajar y aprovechar el tiempo libre.
¿Cómo ve el futuro, se proyecta en Lago Sofía?
Yo por lo menos me veo aquí “forever” como dicen. Yo les digo a mis colegas que ellos pueden optar a otras cosas, pero yo a esta altura del partido voy en contra del tiempo. Yo estoy cómoda, me siento privilegiada porque trabajo en lo que me gusta. No lo estudié, pero es lo que me gusta. La mayoría de la gente no puede decir lo mismo, trabajan por necesidad en cosas que no les gustan. Yo lo hago por gusto. Acá encontré mi lugar en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *